Pan de muerto

El pan de muerto es un tipo especial de pan dulce que se prepara en Méjico. No es un pan de consumo cotidiano, puesto que está asociado íntimamente a la celebración del Día de los muertos o de Todos los Santos, festividad del mes de noviembre

El pan consiste en una pequeña esfera en el centro de la parte superior que representa un cráneo y cuatro brazos que se llaman canillas que representan huesos. Esta forma simboliza los cuatro rumbos del nahuolli o universo.

Una mezcla de tradición, cultura y sabores que confluyen en el pan dulce para hacer honor a nuestros seres queridos.

Ingredientes:

800 gr de harina de trigo

3 huevos +1 para pintar los bollos

100 ml de agua tibia

3 cucharadas de agua de azahar

200 gr de azúcar

1 pizca de sal

1 sobre de levadura instantánea de panadería

125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

azúcar para decorar

Ralladura de naranja y anís le irán muy bien (opcional)

Elaboración:

En un cuenco pequeño mezcla el agua tibia con la levadura y un media cucharada de azúcar; deja reposar unos minutos mientras preparas el resto de la masa.

En otro cuenco mayor, mezcla la harina, la mantequilla, los huevos, el agua de azahar y la pizca de sal (si lo haces con un robot de cocina será más fácil).

Añade a la masa la mezcla de la levadura y sigue amasando hasta que quede una consistencia suave y que no se pegue a las manos, si es necesario, añade más harina.

Cuando tengas la consistencia, haz una bola de la masa y déjala en el cuenco reposar tapada con un paño limpio, al menos una hora o hasta que doble su tamaño.

Divide la masa en porciones más o menos iguales, dales forma de bollo y vete colocándolos en la bandeja del horno forrada con papel de horno  (salen entre 9 y 12 bollos). Reserva un poco de masa para hacer la decoración  de lo que serán los huesos.

Haz cuatro huesos (estira una pequeña porción de masa en la mesa de trabajo a modo de rulo haciéndolo más gordo en las esquinas y más delgado en el centro) y una bola pequeña para coronar el bollo.

Barniza todos los bollos con el huevo batido y lleva al horno precalentado a 180ºC durante unos 40 minutos. Saca los bollos del horno y vuelve a barnizar, en este caso con mantequilla derretida y espolvorea con azúcar granulada por encima. Vuelve a llevar al horno durante unos 5 minutos.

Un pan especial para el día de Todos los Santos.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.