Bizcocho de ángel ‘a lo Asturiano’

El ‘angel food cake’ o bizcocho celestial es un bizcocho originario de norte América, y tiene éste nombre tan llamativo por su ligereza y por su sabor.

 

En general se suele hacer en un molde especial, alto y redondo, con un agujero en el medio; aunque se puede hornear también en los típicos moldes con tubo en el centro que no son tan altos.

Es un bizcocho ligero (no lleva yemas de huevo, sólo las claras), esponjoso y nada seco y se suele servir con nata y/o frutos rojos. En esta ocasión yo le quise dar un toque de la tierrina, un toque asturiano poniendo una crema de manzana y unas pocas de nueces con anís que nos hacen pensar en las casadielles.

La receta aquí sigue:

Ingredientes para el bizcocho:

10 claras de huevo ó 310 gr (pueden ser pasteurizadas)

100 gr de harina

400 gr de azúcar blanco

Una pizca de sal

Un chorrito de limón o una cucharadita de cremor tártaro

Un chorrito de esencia de vainilla

*El molde no debe de engrasarse, así, las claras podrán agarrase a la pared de dicho molde para comenzar a subir; sí se puede poner en la base un poco de papel de horno para que no se quede pegado y salga limpio al desmoldar.

Primero batimos (mejor con un robot de cocina) las claras con la pizca de sal y el chorrito de limón; cuando empiecen a espumar vamos añadiendo el azúcar  poco a poco y a velocidad más alta. Seguir batiendo y añadir la esencia de vainilla y seguimos batiendo hasta que consigamos un merengue brillante, de esos que al hacer la prueba y ponerlo sobre nuestra cabeza, se queda quieto y no se cae.

Ahora se le añade la harina bien tamizada en dos o tres veces, mezclando con cuidado y movimientos envolventes para que las claras no se bajen (mejor hacerlo con ayuda de una espátula).

Vertemos la masa en nuestro molde, sin engrasar  y alisamos la superficie. Llevar al horno precalentado a 170º C durante 40 minutos aproximadamente o cuando pinchemos con el palillo, salga seco.

Importante que al sacar del horno no lo desmoldemos, dejar enfriar completamente en una rejilla boca abajo. Una vez frío, pasamos una espátula por los lados y el bizcocho se desprenderá sin problema.

Ingredientes para la crema de manzana:

2 manzanas

2 palitos de canela

4 cucharadas de azúcar

1 huevo

150 ml de nata liquida

corteza de limón

Ponemos a cocer en agua las manzanas peladas, sin el corazón y en trozos junto con el azúcar, la corteza de limón y la canela durante unos 15 minutos.

Retirar del fuego, quitar los palitos de canela y la corteza de limón y pasar por la batidora para obtener un puré fino.

A parte, batimos el huevo junto con la nata para incorporar a la manzana y llevamos todo junto al fuego durante unos minutos mezclando bien.

Ya tenemos nuestra crema de manzana que le dará un toque asturiano; yo he querido ir un poco más allá y añadir otro toque con unas nueces tipo relleno de casadielles.

Trocea las nueces (150 gr) bien finitas, añade una cucharada de azúcar y un poquito de anís.

 

A la hora de decorar el bizcocho, simplemente esparce la crema de manzana por encima, luego las nueces (opcional). También se puede decorar con fresas o cualquier fruto rojo.

Como su nombre indica, es un bizcocho divino!

Etiquetado en:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *