Brioche con mascarpone

 

 

Siempre disfruto haciendo masas o pan dulce, como es el caso, ver la transformación de la propia masa desde el principio hasta el final cuando sale del horno me fascina.

Esta en concreto queda muy suave y esponjosa, eso sí, se deben respetar los tiempos de levado para obtener el mejor resultado. No lleva mantequilla, que he sustituido por queso mascarpone que le aporta gran suavidad.

 

Los ingredientes necesarios son:

Para la masa:

1 taco de levadura fresca

250 gr de queso mascarpone

1 vaso grande de leche

100/150 gr de azúcar

3 huevos

1 chorro de anís

1 pizca de sal

Harina, la que admita hasta obtener una masa elástica y que apenas se pegue a las manos.

Comienza mezclando en un bol la leche templada, el queso mascarpone, el azúcar y la levadura..sigue mezclando hasta que se deshaga bien la levadura.

Añade a la mezcla los tres huevos batidos y el chorrito de anís, mezcla hasta integrar bien.

Vete añadiendo ahora la harina ( y la pizca de sal) a la mezcla hasta que logres formar una bola con la masa. Deja la masa en un recipiente tapada con un paño limpio para que comience a subir (alrededor de 1 hora)

Cuando su tamaño haya aumentado comienza a dividir la masa en trozos más pequeños y a amasar el brioche en forma de coleta enrollada sobre si misma (como se enseña en la foto).

 

Ponlas en la bandeja del horno y tápalas de nuevo para que vuelvan a crecer (dejar 1 ó 2 horas). Cuando haya pasado el tiempo, píntalas con huevo batido (puedes añadir un poco de azúcar por encima si lo prefieres) y lleva al horno precalentado a 200ºC  durante más o menos 20 minutos, dependiendo del horno y con cuidado de que no se te quemen mucho por la parte de arriba, su es necesario pon papel de aluminio encima del pan para que no se dore demasiado. ¡Hecho! Espera unos minutos a que se enfrien y listo

¡Gracias por pasarte por aquí!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *