Brownie cheesecake con avellana caramelizada

17 septiembre, 2019

A estas alturas, que me encantan las tartas cheesecake ya no debe de ser un secreto, y si las posibilidades son infinitas, pues casi que nos da para escribir un libro. Aquí presento otra variedad, a los amantes de las tartas de queso, a los amantes del chocolate, sí, todo junto es posible; con el añadido del sabor de las avellanas caramelizadas, te aseguro que vas a comer más de un trozo. Empezamos con la receta, acompáñame!

Para un molde de 18 cm (dobla las cantidades para un molde más grande):

Ingredientes para la base de brownie:

50 gr de chocolate negro para fundir

50 gr de mantequilla

2 huevos

100 gr de azúcar moreno

1 chorrito de esencia de vainilla

1 chorrito de café (opcional)

50 gr de harina todo uso

Ingredientes para el relleno de cheesecake:

300 gr de queso de untar

50 ml de leche mezclada con unas gotas de limón (deja reposar hasta que se vuelva más espesa)

2 huevos

25 gr de harina

150 gr de azúcar

1 chorrito de esencia de vainilla

Para las avellanas caramelizadas:

50 gr de avellanas tostadas

Para 100 gr de agua, 200 gr de azúcar

Elaboración:

Comienza con la base de brownie: pon en un cazo a fuego medio el chocolate junto la mantequilla y el chorrito de café hasta que se derrita, reserva y deja que enfríe un poco. En un cuenco a parte mezcla los huevos con el azúcar hasta que estén bien integrados, añade la vainilla y a continuación añade la mezcla de chocolate derretido y bate todos los ingredientes justo hasta que se mezclen. A continuación añade la harina tamizada e integra bien con movimientos envolventes hasta que quede una masa homogénea. Forra la base del molde con papel de horno y vierte la masa de brownie; lleva al horno a 180º C durante unos 20 minutos o hasta que al pinchar con un palillo éste salga con algunos grumitos. Deja enfriar en el mismo molde.

A continuación procede a caramelizar las avellanas (sirve para cualquier otro fruto seco): pon en un cazo a fuego medio el azúcar y el agua y sin remover deja que llegue a hervir; añade ahora las avellanas y manténlas empapándose durante cinco minutos, revolviendo de vez en cuando. Saca las avellanas con una espumadera y recude en un colador, deja enfriar bien. Reserva la mezcla de agua y azúcar convertido en sirope para remojar el bizcocho de brownie.

Una vez frías las avellanas, reserva unas pocas para decorar y tritura el resto con un robot de cocina, no hace falta que queden muy finas.

Para la mezcla de cheesecake: en un cuenco mezcla el queso de untar, los huevos, el azúcar y la leche con el limón, integra bien. Añade el chorrito de vainilla y la harina tamizada; mezcla con movimientos envolventes. Por último añade las avellanas caramelizadas en polvo y sigue mezclando suavemente. Vierte la mezcla en el mismo molde donde está la base de brownie y vuelve a llevar al horno a 180º C durante unos 25 minutos o hasta que al pinchar con el palillo, éste salga casi limpio.

Añade las avellanas trituradas a la mezcla de queso

 

Decora al gusto con avellanas, nata, etc.

Gracias por leerme, espero que te guste la receta y que la experimentes en casa.

¡Pilla tu trozo!

¡Nos vemos en la próxima!

Etiquetado en:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *