Chelsea loaf o pan pegajoso

No os dejéis engañar por el título del post, el Chelsea loaf (pan de Chelsea), sticky bread o pan pegajoso, como a mi me gusta llamarlo, es una masa de pan dulce muy esponjosa y suave, y además de eso está rellena y bien remojada con sirope de agua azucarada, mantequilla y uvas pasas, amén de algunas especias que lo hacen aún más irresistible si cabe. Es un dulce inglés creado en el siglo XVIII en la Bun House de Chelsea (Londres).

Con esta receta inauguramos la temporada de recetas de la época de otoño ya, que, aunque todavía podemos disfrutar de días largos y de sol ya podemos ir adivinando en el aire fresco y en el follaje que va cambiando de color, el ocaso del verano. Sin duda una de mis estaciones preferidas.

¡Comenzamos con la receta!

Ingredientes para la masa:

450 gr de harina

1 paquete de levadura seca

70 gr de mantequilla

180 ml de leche

1 pizca de sal

5 cucharadas soperas de azúcar

1 huevo

Para el relleno:

la ralladura de un limón (también se le puede añadir la ralladura de naranja)

40 gr de mantequilla a temperatura ambiente

80 gr de uvas pasas (además de las pasas se le puede añadir fruta confitada cortada en trozos pequeños)

1/2 de nuez moscada rallada

1 cucharadita de canela en polvo

40 gr de azúcar moreno y 20 de azúcar blanquilla

Para el almíbar:

Dos cucharadas soperas de azúcar

un chorro de agua

una nuez de mantequilla

media cucharadita de vainilla en pasta (opcional)

Elaboración de la masa:

En una fuente grande mezcla los ingredientes secos: la harina, el azúcar, la pizca de sal y la levadura. Añade ahora la leche templada junto con la mantequilla derretida, mezcla y añade el huevo batido. Amasa bien sobre la superficie de trabajo enharinada (también puedes utilizar un robot de cocina) sobre 10 minutos, hasta que la masa se vea lisa, sin roturas y brillante.

Forma una bola con la masa y déjala reposar en un bol tapada con un trapo limpio hasta que doble su volumen (1 hora aproximadamente)

Pasado el tiempo, amasa de nuevo para quitar el gas y con la ayuda de un rodillo extiende la masa  sobre la superficie de trabajo dándole forma rectangular para extender el relleno sobre ella.

Para el relleno, mezcla bien todos los ingredientes empezando por la mantequilla a temperatura ambiente y el  azúcar y vete añadiendo el resto hasta que todo esté perfectamente mezclado.

Extiende el relleno por encima de la masa con ayuda de una espátula. Enrolla desde el extremo largo, corta todo el rollo a lo largo  y lo retuerces y entrelazas bien de manera que las rallas y el relleno se vean bien y queden por el lado de afuera. Vuelve a dejar reposar la masa tapada con un paño durante al menos una hora dentro del molde engrasado (yo he utilizado un molde alargado para pan)

Después del tiempo de reposo, hornea a 180º C durante 50 minutos (vigilando siempre)

Por último prepara el almíbar, en un cazo pon el azúcar, el agua y la mantequilla (y la vainilla ) y calienta hasta que el azúcar se disuelva.

Vierte el almíbar sobre el pan caliente todavía en el molde y deja enfriar.

Una vez frío, saca del molde y corta el pan pegajoso en trozos. ¡Está delicioso!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *