Hot cross buns

Un poco de historia:

Estos bollos dulces y especiados son típicos de la época de Semana Santa en Gran Bretaña e Irlanda, se disfrutan durante el Viernes Santo y el bollo marca el fin de la cuaresma, representando la cruz que lleva encima, la crucifixión de Jesús y las especias que lleva representan las especias que se utilizaron para embalsamar su cuerpo.

También es verdad que se pueden comer en cualquier época del año; esperar un año a probar estos bollos sí que sería un pecado; salen con una miga muy suave y la nuez moscada le da un toque distinto. Además, respetando los tiempos de levado, no son nada complicados de elaborar.

Ingredientes:

Para la masa

200 ml de leche templada

125 ml de aceite de girasol

2 sobres de levadura seca de panadería

85 gr de azúcar

1 pizca de sal

3 huevos

850 gr de harina

Ralladura de un limón

1/2 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de canela

1/2 de nuez moscada

60 gr de uvas pasas (ponlas a remojo en agua caliente para hidratarlas durante unos minutos)

Para la cruz

100 gr de harina

100 gr de azúcar

100 ml de agua

Para el almibar final

Yo la he hecho un poco a ojo, pero por poner cantidades orientativas:

100 gr de azúcar

Un chorrito de agua que cubra el azúcar

Un chorrito de vainilla

Elaboración:

Poner en un recipiente la leche, la levadura y remover; añadir los huevos, el azúcar, el aceite, la harina, la sal, las especias y la ralladura de limón, amasar todo durante tres o cuatro minutos hasta que sea una masa suave y elástica.

Añade a continuación las uvas y amasar. Deja reposar entre más o menos una hora y media en un molde engrasado y tapado con papel film.

Pasado el tiempo, vuelve a amasar y comienza a dividir la masa en trozos iguales para formar los bollos (pueden salir de 9 a 12 bollos, te puedes ayudar de la pesa para lograr que sean iguales). Coloca los bollos en una bandeja forrada con papel de horno y deja reposar otros 45 minutos.

Mientras, mezcla la masa para dibujar la cruz: la harina, el azúcar y el agua. Si ves que te queda muy líquida, puedes añadir un poco más de harina. Una vez que hayan levado, con una manga pastelera forma la cruz en cada uno de los bollos.

Lleva al horno precalentado a 180 ºC durante 25 ó 30 minutos (cada horno es un mundo, así que te recomiendo que lo vigiles. Si ves que se te queman por arriba, puedes poner un poco de papel de plata o poner sólo calor por abajo).

Elabora el almíbar poniendo en un cazo el azúcar, el agua y el chorrito de vainilla; remueve hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla sea más consistente.

Pinta con el almíbar los bollos aún calientes y en el molde, sé generosa/o, incluso el almíbar que te sobre, lo puedes rociar sobre todos los bollitos, esto hará que penetre en la miga y tenga un extra de jugosidad.

Deja enfriar unos minutos, disfrútalos.

Espero que pruebes la receta, si te gustan los panes dulces y las masas, ésta te va a encantar.

Muchas gracias por pasarte por aquí y leerme 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *