Nocilla casera

¡¡¡Leche, cacao, avellanas y azúcar…..!!!
Seguro que casi todos sabéis como sigue esta canción tan mítica de nuestra infancia.
Me encanta la nocilla, crecí con ella, y las tardes jugando en la calle con ‘las nenas’ no eran lo mismo sin el bocadillo de nocilla que nos preparaba nuestra madre (amén de muchos otros bocadillos que estaban riquísimos)
Hoy en día me sigue encantando la nocilla y el chocolate, pero siempre buscando una alternativa más sana,  natural y menos llena de productos químicos añadidos. Así, me he decidido a hacer mi propia nocilla en casa y os puedo asegurar que el resultado no me puede gustar más.
Es facilísimo y además no lleva mucho tiempo. Vamos allá:
 
Ingredientes :
100gr de chocolate negro
80gr de avellanas
Un chorro de leche (también se puede utilizar leche de almendras o soja)
50gr  de azúcar integral
30gr de margarina ligera
1º) Después de pelar las avellanas, las tostamos en el horno (150º), removiéndolas de vez en cuando (hasta que queden un poco doradas).
Cuando estén listas las sacamos y las ponemos encima de un paño o rodillo  para ir quitándoles la piel en la medida de lo posible.
  
2º) Trituramos las avellanas en el vaso de la batidora; poco a poco vamos añadiendo el azúcar y seguimos triturando hasta que se hayan mezclado bien.
3º) Derretimos el chocolate negro y cuando esté listo le añadimos la margarina y el chorrito de leche.
4º) Por último, añadimos el chocolate a la mezcla de las avellanas y batimos hasta que la mezcla se quede bien integrada.

 

5º) Guardamos la mezcla preferiblemente en un bote de cristal y la dejamos en la nevera.
Me encanta el sabor,  y me atrevería a decir que supera a la comprada. A los que no os guste el chocolate negro, no os preocupéis porque no se nota amargo (también podéis probar a hacerlo con chocolate blanco o con leche, pero éste sí va a tener más azúcar)  y la cantidad de azúcar que queráis añadir es a gusto de cada uno, también se puede no añadir azúcar o sustituirla por algún endulcorante o sirope de ágave… hay múltiples posibilidades.
Espero que lo intentéis en casa, merece la pena y una sana alternativa, ideal también para los niños y personas que necesitan tener cuidado con el azúcar pero que no quieren renunciar al chocolate.

Hasta la próxima!!!

Follow my blog with Bloglovin

Etiquetado en:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *