Rosquillas de Semana Santa

Hola a tod@s!!
Llega la época de Semana Santa y además de comenzar a disfrutar del buen tiempo (o al menos intentarlo) en éstas mini vacaciones podemos encontrar cientos de recetas dulces típicas de ésta época.
Para mí, el postre por excelencia son las rosquillas (o como en algunos sitios se les llama: pan dulce o brioches)

Me encanta despertarme en mi casa y acompañar el desayuno con un trozo de una buena rosquilla.

Hoy quiero compartir con vosotros mi humilde receta, aunque seguro que hay miles de variaciones y diferentes maneras de hacerlas.
Allá vamos:
Ingredientes:
Un taco de levadura fresca (aprox. 80 gr)
Un vaso grande de leche
Medio vaso de aceite de oliva o de girasol (también se puede utilizar manteca)
60 gr de azúcar
2 huevos
Una pizca de sal

600 gr de harina o la que admita

Para comenzar mezclamos en un bol la leche, el aceite, el azúcar y la levadura deshaciéndola bien (debe de estar a temperatura ambiente  lo mezclamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Añadimos a la mezcla anterior los dos huevos batidos y los mezclamos bien.

En un cuenco a parte, echamos la harina y la pizca de sal; ahora añadimos la mezcla anterior y comenzamos a mezclar para obtener una masa, añadiendo más harina según sea necesario.
Cuando la masa se vuelva difícil de manejar la volcamos sobre una superficie y comenzamos a amasar con las manos.

Cuando hayamos obtenido una masa uniforme, hacemos una bola y la dejamos en un recipiente, tapada con un paño limpio para que comience a subir (sobre unos 15 minutos).

Cuando su tamaño haya aumentado, podemos comenzar a formar las trenzas de rosquilla: cogemos un trozo de masa y lo dividimos en dos, una porción más grande que otra. Las haremos rodar sobre la mesa, hasta llegar a formar dos rollos (uno más largo que el otro).

Doblamos el rollo más largo por la mitad y colocamos el más corto en el medio, así comenzamos a formar nuestras trenzas de Semana Santa.

Cuando tengamos las trenzas formadas, las vamos colocando en la bandeja del horno y es el momento de pintarlas con clara de huevo con la ayuda de un pincel. después de haberlas pintado, podemos pasar de nuevo el pincel impregnado en una mezcla de azúcar y agua (opcional).

Las dejamos levar aproximadamente de una a dos horas y media hasta que su volumen se doble, entonces las metemos en el horno a 200º durante 20 minutos vigilando que no se nos quemen. Los tiempos dependen del cada horno, y en lugar de encenderlo con calor arriba y abajo, se deba de encender con calor solamente por abajo para que no se quemen, durante 30 minutos aproximadamente.

Como podéis ver, esta es una manera sencilla de hacer rosquillas caseras, aunque seguramente que conocéis diferentes formas e igual de ricas de elaborarlas.

Espero que disfrutéis de unas buenas mini vacaciones y que os animéis a elaborar algún postre o dulce típico de éstas fechas.

V. S. te dedico este post y te envío un besazo enorme, muy pronto estarás como nueva…Muaaack!!!

Hasta pronto!!

Etiquetado en:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *