Tarta de queso japonesa

10 septiembre, 2017

Ésta es la tarta de queso más esponjosa, cremosa y ligera que hayas probado, además de sencilla; simplemente decorándola con un poco de azúcar en polvo y unos frutos rojos está lista.

La receta sigue así:

350 gr de queso crema

Medio vaso de leche

60 gr de mantequilla

8 huevos

30 gr de Maizena

150 gr de azúcar

La ralladura de un limón

El zumo de medio limón

Pizca de sal

Una cucharadita de extracto de vainilla

Comienza calentando al baño María el queso crema, la leche y la mantequilla hasta que queden bien disueltos. Deja enfriar la mezcla (importante) y reserva.

Separa las claras de las yemas; bate las claras a punto de nieve, añadiendo el azúcar poco a poco hasta que formen picos blandos. En otro bol, bate las yemas junto con la vainilla, el zumo de limón y la ralladura de limón.

Añade a la mezcla de queso (ya fría) la harina y la Maizena (tamizadas) con la pizca de sal y remueve para integrar; añade después la mezcla de las yemas de huevo (si te queda una mezcla con muchos grumos puedes pasarla por un colador).

Por último añade a la mezcla las claras montadas a punto de nieve poco a poco y con movimientos envolventes hasta que quede bien integrado.

Engrasa un molde y fórralo con papel de hornear (yo he utilizado un molde de 18 cm) vierte la mezcla en el molde y lleva al horno durante 1 hora a 170ºC. A la hora de meterlo en el horno, vierte un poco de agua dentro de la bandeja donde vayas a poner el molde para que se haga con agua, si es necesario, protege la base del molde con papel de plata para que no entre el agua. Pasado éste tiempo, deja el pastel enfriar por completo en el horno con la puerta entreabierta. Decóralo a tu gusto y viste tu mesa con ésta bonita tarta 🙂


 

Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *