Tarta fría de melocotón

  1. Está  es una tarta basada en una receta de mi tia, no faltaba ni un verano, es de esas frescas, de las que no puedes comer solo un bocado.

La diferencia está en que ella pone la base de galleta y la adorna con merengue. Yo he cambiado un poco la receta, pero a la boca, el gusto y a la memoria, la esencia de la tarta es la misma.

Te invito a hacer la receta que ademas es muy sencilla.

Ingredientes:

Para la base: una placa de hojaldre.

Para el relleno:

3 huevos

2 ó 3 limones en zumo (vete probando mientras los mezclas hasta que estés a gusto con el sabor)

1 bote grande de leche condensada

1 bote grande de melocotones

Procedimiento:

Vierte la leche condensada en un bol y añade el zumo de limón poco a poco, remueve hasta que se integre todo y vete probando si te gusta más o menos ácido. Trocea los melocotones en trozos pequeños y reserva tres o cuatro  sin cortar para decorar.

Añade los trozos de melocotón a la mezcla de la leche condensada, integra bien.

Por último añade a la mezcla los huevos, uno a uno y remueve hasta que esté todo mezclado.

En un molde engrasado coloca la placa de hojaldre, luego vierte la mezcla de leche condensada en el molde y decora por encima con el resto de melocotones.

Lleva al horno precalentado a 180°C durante 50-60 minutos o hasta que salga el palillo casi limpio y el hojaldre esté dorado. Deja enfriar antes de desmoldar.

Es una tarta que consumida  fría es deliciosa y muy fresca, el sabor del melocotón siempre está presente, en contraste el sabor del limón y la crema de leche condensada hacen el resto para que resulte un bocado delicioso. Puedes decorar con merengue por encima o azúcar en polvo.

Espero haberte metido ganas de probar a hacer esta tarta tan sencilla y rica.

¡Que la disfrutes!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *