Magdalenas crujientes con frutos rojos

Recetas para hacer en estos tiempos de reclusión, de confinamiento, especialmente con los más pequeños, aunque sirven para todos. Con pocos ingredientes, fáciles y que no llevan mucho tiempo.

Unos consejos antes de empezar que quizá os sirvan, aunque puedan parecer muy obvios y que yo, con el tiempo, aprendí a la vez que amasaba con una peque de tres años:

  1. prepara todos los ingredientes en la zona de trabajo.
  2. vete limpiando según vayas terminando las tareas (facilitará el trabajo).
  3. utiliza herramientas seguras para los peques, así pueden ser parte de todo el proceso.
  4. no todo tiene que salir perfecto ni ser del mismo tamaño, a los niños les encantará ver el resultado de su propio trabajo.
  5. un extra de paciencia.
  6. Siéntete libre de cambiar, quitar o poner ingredientes (por ejemplo, sustituir el azúcar por otro endulzante o menos cantidad, cambiar la harina de todo uso por harina sin gluten…)

Magdalenas crijuentes con frutos rojos.

Una alternativa diferente a las magdalenas tradicionales.

Ingredientes:

225g de harina

1/2 cucharadita de levadura química

75 gr de azúcar moreno

100 gr de mantequilla

La ralladura de un limón

1 huevo batido

El zumo de medio limón

Mezcla de frutos del bosque (arándanos, fresas, lo que tengas a mano)

Elaboración:

El primer paso es mezclar la harina junto con la levadura quimica, el azúcar y la mantequilla con un robot de cocina hasta obtener una masa ‘grumosa’.

Añade a la masa la ralladura de limón, el huevo batido y el zumo de limón hasta obtener una masa suave pero con grumos.En el siguiente paso puedes añadir los frutos rojos que hayamos elegido, en este caso yo he utilizado arándanos rojos y azules, pero se pueden añadir los que tengas más a mano; y mezcla bien con una cuchara.

Llena los moldes de las magdalenas con la masa (se pueden llenar más de la mitad ya que no van a crecer demasiado)

Finalmente lleva al horno a 180ºC durante 15 minutos aproximadamente (dependiendo del horno) o hasta que comiencen a dorarse; crujientes por fuera y esponjosos por dentro. Deja enfriar y ¡listas!

Etiquetado en:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *