Rosquillas de Pascua

El dulce por excelencia en ésta época de Pascua, aunque éste año resulta más bien raro y el ambiente propio de la Semana Santa está más bien ausente.

Al fin y al cabo, supongo que este año nos toca decir que ‘la procesión va por dentro’ y dentro, en casa, donde nos toca estar, podemos recrear el ambiente, aunque sólo sea con el olor de éstas rosquillas, de la Pascua.

Recupero esta receta (actualizada) que siempre me funciona, sigue los pasos de la receta y respeta los tiempos de levado. El resultado es un pan dulce extra suave y que de sabor se asoma a parecer a un croissant bien tierno.

Ingredientes:

Un taco de levadura fresca

Un vaso grande de leche (templada)

200 g de mantequilla derretida (puedes utilizar manteca o sustituirla por aceite de girasol o de oliva)

60 gr de azúcar

2 huevos +1 para barnizar las rosquillas

Una pizca de sal

600 gr de harina o la que admita

Azúcar para espolvorear por encima

Elaboración:

Comienza mezclando en un cuenco la leche, la mantequilla, el azúcar y la levadura, hasta que todo esté bien integrado y la levadura deshecha.

Añade a la mezcla anterior los dos huevos batidos, mezcla bien.

Añade ahora la harina y la pizca de sal; comienza a mezclar para obtener una masa, añadiendo más harina según sea necesario.Cuando se vuelva difícil de manejar, vuelca la masa sobre una superficie y comienza a amasar con las manos hasta que esté suave y apenas se pegue a las manos.

Cuando hayas obtenido una masa uniforme, haz una bola y la deja reposar en un recipiente, tapada con un paño limpio para que comience a subir (sobre unos 15 minutos).

Cuando su tamaño haya aumentado, puedes comenzar a formar las trenzas de rosquilla: coge trozos de masa más o menos iguales (3 o si quieres hacer una espiga mayor, hazlo con 5 trozos) une los extremos de un mismo lado y comienza tejiendo el resto siempre de fuera hacia adentro.

Cuando tengas las trenzas formadas, las vas colocando en la bandeja del horno y es el momento de pintarlas con huevo batido con la ayuda de un pincel, después de haberlas pintado, espolvorea azúcar granulada por encima.

Deja levar aproximadamente dos horas hasta que su volumen se doble, entonces llévalas al horno a 180ºC durante 30 minutos vigilando que no se nos quemen. Los tiempos dependen del cada horno; para que no se quemen, a mitad de cocción puedes poner el calor solamente por abajo para que no se doren demasiado.

Van bien a cualquier hora.

Un comentario en “Rosquillas de Pascua”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *