Bizcocho de canela

Recetas para hacer en estos tiempos de reclusión, de confinamiento, especialmente con los más pequeños, aunque sirven para todos. Con pocos ingredientes, fáciles y que no llevan mucho tiempo.

Unos consejos antes de empezar que quizá os sirvan, aunque puedan parecer muy obvios y que yo, con el tiempo, aprendí a la vez que amasaba con una peque de tres años:

  1. prepara todos los ingredientes en la zona de trabajo.
  2. vete limpiando según vayas terminando las tareas (facilitará el trabajo).
  3. utiliza herramientas seguras para los peques, así pueden ser parte de todo el proceso.
  4. no todo tiene que salir perfecto ni ser del mismo tamaño, a los niños les encantará ver el resultado de su propio trabajo.
  5. un extra de paciencia.
  6. Siéntete libre de cambiar, quitar o poner ingredientes (por ejemplo, sustituir el azúcar por otro endulzante o menos cantidad, cambiar la harina de todo uso por harina sin gluten…)

Bizcocho de canela

La textura recuerda a la del brownie, pero también depende del tiempo de cocción en el horno; yo soy de las que prefieren los bizcochos jugosos antes que demasiado cocidos. Para sacarlo en el punto justo, el que a tí te gusta, comprueba hundiendo el palillo y si sale con algún grumo, quedará lo suficientemente cocido, pero también jugoso y menos seco.

Ingredientes:

125 g de mantequilla a temperatura ambiente

125 g de azúcar

2 huevos

125 g de harina

1 puñado de piñones o cualquier fruto seco (opcional)

1/2 cucharadita de polvo de hornear

1 pizca de sal

1 yogur natural

1 cucharada de canela en polvo (según el gusto añade o quita)

Elaboración:

En un recipiente mezcla la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar, hasta que quede como una crema. A continuación añade los huevos uno a uno y mezcla hasta integrar bien.

Agrega la pizca de sal y el yogur natural. Cuando tengas la mezcla homogénea, añade la cucharada de canela (y el fruto seco que hayas elegido) y la harina tamizada junto con el polvo de hornear y sigue mezclando con la ayuda de una espátula hasta que toda la harina esté bien integrada.

Vierte la mezcla en un molde forrado con papel de horno (yo usé uno cuadrado) puedes espolvorear por encima de la superficie del bizcocho azúcar con un poco de canela para que quede una costra crujiente.Lleva al horno precalentado a 180ºC, durante unos 20 minutos.

*Comprueba como de hecho está introduciendo un palillo, si sale con grumos, estará bien, aunque lo puedes dejar unos minutos más.

*Si ves que se está dorando mucho por encima, coloca un poco de papel de plata o pon calor sólo por la parte de abajo del horno.

Deja enfriar antes de cortar.

Etiquetado en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *