Publicado el Deja un comentario

Ptichye Moloko o Pastel de leche de pájaro

Ya, el título de la receta llama la atención, ¿verdad?

Se trata de una receta popular rusa creada por el confitero moscovita Vladimir Guralnik; pese a llevar tres texturas diferentes, no es un postre complicado, pero es delicioso. Se trata de un pastel, que, salvando las diferentes modificaciones y toques que cada uno le quiera dar, se compone de una base de bizcocho, una crema de leche condensada y merengue italiano (que pasa a ser un esponjoso suflé), adornada con chocolate fundido por encima.

Yo he hecho el pastel en un molde rectangular, para cortarlo en pasteles individuales, aunque lo más tradicional es hacerla en un molde redondo para tarta. Puedes, en éste caso, reducir las cantidades a la mitad, para hacerlo en un molde de 18 cm por ejemplo.

 

Ingredientes para el bizcocho:

3 huevos (a temperatura ambiente)

200 gr de harina

200 gr de mantequilla (a temperatura ambiente)

200 gr de azúcar

Esencia de vainilla (opcional)

Ingredientes para la crema:

225 ml de agua

250 gr de mantequilla a temperatura ambiente

3 claras de huevo

500 gr de azúcar

150 gr de leche condensada

1/2 cucharada de esencia de vainilla

1 cucharada de zumo de limón

1 sobre de gelatina en polvo

Decoración chocolate:

225 gr de chocolate para fundir (negro o con leche)

75 gr de mantequilla

Elaboración:

Comienza haciendo el bizcocho: en un cuenco bate la mantequilla con el azúcar hasta integrar bien y tenga consistencia de crema, añade los huevo uno a uno y sigue batiendo y la esencia de vainilla. Por último añade la harina tamizada y mezcla con movimientos envolventes.

Lleva la masa a un molde engrasado o forrado con papel de horno; lleva al horno precalentado a 180ºC durante 10-15 minutos o hasta que la aguja salga limpia. Deja enfriar en el mismo molde.

Prepara la crema. En un cuenco bate la leche condensada junto con la mantequilla y reserva.

Vierte el agua en un cazo junto con el sobre entero de gelatina en polvo, deja reposar unos minutos. A continuación vierte en el cazo el azúcar y la cucharada de azúcar vainillado y lleva al fuego hasta que el azúcar se deshaga por completo, deja hervir unos minutos la mezcla y retira del fuego.

Con la ayuda de un robot de cocina, bate las claras de huevo junto con el zumo de limón, sigue batiendo hasta que se formen picos de merengue, a continuación, vierte el jarabe muy lentamente (que habrá dejado de burbujear) en el merengue y sin dejar de batir.

Sigue batiendo hasta que el merenge se haya atemperado un poco y bajado la temperatura y añade la mezcla de leche condensada y mantequilla, sigue batiendo, ahora lentamente, durante unos minutos hasta que todo se integre y vierte la mezcla encima del bizcocho frío. Deja que coja temperatura ambiente y lleva a la nevera al menos una hora para que coja consistencia.

Para el glaseado, derrite el chocolate junto con la mantequilla hasta que todo se funda bien (yo me quedé sin chocolate negro, así que utilicé chocolate con leche para fundir). Por último, vierte el chocolate por encima de la tarta y deja enfriar unas horas o toda la noche.

Es delicioso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.