Tarta de avellanas asturiana con toque de anís

No hay olor más agradable que el de las avellanas recién mezcladas con los huevos y el azúcar para llevarlas al horno, bien sea en bizcocho para tarta, o acompañadas de crema pastelera, siempre me resultan muy especiales, con el toque de anís que le sube el sabor.

Para la base:
150 gr de harina
85 gr de mantequilla
35 gr de azúcar glas
1 yema de huevo
2 cucharadas de leche

Elaboración:

1º) Tamiza la harina en un bol, después, con la ayuda de los dedos, amasa la mantequilla con la harina hasta obtener una masa grumosa, como arena. Seguidamente, añadimos a la masa el azúcar glas, la yema de huevo y la leche.
2º) Con las manos amasa brevemente, si la masa queda un poco seca, se puede añadir un poco más de leche. Haz una bola, envuelve la masa en papel film y lleva en la nevera unos minutos mientras preparas el relleno.

3º) Precalentamos el horno a 180ºC. Estiramos la masa con la ayuda de un rodillo y coloca en el molde engrasado.
Antes de llevar al horno, haremos agujeros en la masa con ayuda de un tenedor.

Ingredientes para el relleno de avellana:

4 huevos (separa las claras de las yemas)

250 g de avellanas tostadas y molidas (reserva algunas enteras para decorar)

1 pizca de sal

1 cucharada colmada de harina

150 g de azúcar (admite 200 g)

1 buen chorro de anís

Elaboración:

Separa las claras de las yemas, bate las claras hasta que estén a punto de nieve y reserva.

Bate las yemas junto con el azúcar y la pizca de sal hasta que adquieran un color blanquecino, después añade la cucharada de harina y las avellanas molidas, mezcla hasta que esté todo bien integrado.

Ahora añade las claras a punto de nieve, primero una cucharada y revuelve bien la mezcla y a continuación añade poco a poco el resto y mezcla con movimientos envolventes hasta que la masa esté homogénea. Por último añade el chorro de anís y mezcla.

Vierte el relleno en el molde que hayas elegido, donde previamente habrás puesto la masa de la base estirada y pinchada con un tenedor.

Lleva al horno a 180ºC unos 40/45 minutos o hasta que el palillo salga con grumitos (no del todo seco, así quedará más jugosa)

Adorna al gusto, yo adorné con merengue, avellanas enteras y caramelo, pero también admite simplemente azúcar glas por encima y listo, simple y perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *