Lamingtons (Australia)

El Lamington es un dulce australiano que se compone de una base de bizcocho cortado en cuadraditos y a veces relleno de crema o de mermelada de fresa o frutas, todo ello bañado en chocolate y bien espolvoreado con coco rallado.

Su nombre viene del Lord Lamington, que fue gobernador de Queensland desde 1895 hasta 1901, aunque aún no está clara la idea de a quien se le ocurrió bañar los cuadraditos de bizcocho en chocolate y espolvorearlos con coco rallado; aunque se afirma que el cocinero de la casa dejó caer por accidente el bizcocho de vainilla dentro del cuenco de chocolate derretido.

De cualquier manera, éste postre se convirtió en el postre más emblemático de la tradición australiana, hasta nuestros días.

Ingredientes para el bizcocho:

4 huevos

1 cucharadita de esencia de vainilla

100 g de azúcar

1 pizca de sal

100 g de harina

1/4 de una cucharadita de levadura química

60 g de mantequilla derretida

Para la cobertura de chocolate:

100 g de chocolate para fundir

200 g de nata para batir

1 nuez de mantequilla

125 g de coco rallado

Mermelada de fresa

Elaboración:

Separa las claras de las yemas y bate las claras a punto de nieve junto con el azúcar y la pizca de sal.

Añade las yemas a la mezcla de las claras y vete incorporando suavemente; añade a continuación el extracto de vainilla y por último incorpora la harina tamizada junto con la levadura química; revuelve con la ayuda de una lengüeta y movimientos envolventes hasta que todo esté integrado. Toma un poco de ésta mezcla y añádela a la mantequilla deterrida, revuelve bien e incorpora al resto de la masa revolviendo con cuidado.

Forra con papel de horno un molde bajo y cuadrado o rectangular y vierte la masa del bizcocho, reparte bien por toda la superficie y lleva al horno precalentado a 180ºC durante al menos 20 minutos o hasta que el palillo salga seco al pinchar. Deja enfriar unos minutos antes de desmoldar y luego deja enfriar (ya sin molde) en una rejilla completamente.

Una vez frío, corta los bordes del bizcocho y las partes que puedan estar demasiado duras; corta el bizcocho en cuadraditos más o menos iguales. Unta los cuadraditos con mermelada de fresa y une con su pareja. Reserva.

Para la cobertura de chocolate, pon a calentar la nata hasta que esté a punto de hervir; vierte sobre el cuenco de chocolate para fundir y al cabo de unos minutos comienza a revolver poco a poco hasta que se deshaga; por último añade una nuez de mantequilla y remueve para que todo se integre.

Con la ayuda de un tenedor introduce los cuadraditos uno a uno dentro del chocolate fundido y deja reposar en una rejilla para que se deshagan del sobrante, a continuación reboza los cuadrados bien en el coco rallado para que todos los lados se impregnen. Deja secar bien, ¡toma un buen mordisco!

*Notas:

el bizcocho no debe quedar demasiado alto, si no resultará demasiado seco a la hora de comerlo. Yo he puesto mermelada de fresa (sed generosos), pero se puede añadir otro tipo de relleno como por ejemplo nata, crema pastelera, etc. Otra opción es no poner ningún tipo de relleno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *