Crème Brûlée (Francia)

En francés, crema quemada, consiste en una crema hecha a base de yemas de huevo cuya superficie ha sido espolvoreada con azúcar para quemarla después y tener como resultado una capa de caramelo crujiente por encima de la crema. Se sirve en recipientes individuales.

Se considera que la primera mención de la crème brûlée aparece en Francia, en el libro de cocina Nouveau cuisinier royal et bourgeois de Francois Massialot (1691). La crema empleada entonces era a base de yema de huevo y leche con una pizca de harina.

Éste cocinero advertía en su recetario que: ‘ «Es necesario echar bastante azúcar encima, a parte del azúcar que se echa dentro: se coge la paleta del fuego, al rojo vivo; y a la vez se quema con ella la crema a fin de que coja un hermoso color oro‘.

Ingredientes:

4 Yemas de huevo

60 g de azúcar

400 ml de nata líquida

1 Cucharadita de extracto de vainilla y/o rama de canela

Abundante azúcar moreno para espolvorear por encima.

Elaboración:

Comienza batiendo las yemas de huevo con el azúcar hasta que tomen un color blanco y aumente su volumen. Calienta en un cazo la nata y la vainilla (y la canela en rama si la has elegido) justo por debajo del punto de cocción.

Añade la nata a la mezcla de las yemas batidas con el azúcar (primero un chorro y luego el resto revolviendo bien) y lleva al fuego medio justo hasta llegar al punto de cocción; permanece revolviendo hasta que la crema vaya espesando. No lo dejes cocer, ya que si no, se empezarán a formar grumos.

Rellenar los moldes que hayas elegido con la crema y después de haberlos rellenado espolvorea el azúcar moreno por encima y quémala con un soplete (si tienes) o si no, puedes meter la crema al horno un par de minutos, con el grill puesto. Deja enfriar y disfruta de éste delicioso postre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *