Linzer Torte (Austria)

Un poco de historia

La tarta Linzer recibe su nombre por la cuidad austriaca de Linz, es una receta antigua. En 2005, el director de la biblioteca del Landesmuseum de la Alta Autria y autor del libro ‘Cómo hacer la tarta Linzer’ encontró una receta de 1653 en el archivo de la Abadía de Admont.

Se compone de una masa crujiente hecha con harina, huevos, mantequilla y que por lo general lleva algún fruto seco molido como avellanas, nueces o almendras. El relleno del pastel se trata de mermelada de grosella, aunque también se utiliza ciruela o frambuesa. La tarta se corona con un enrejado hecho con la misma masa sobrante.

*Aquí he seguido la receta más o menos tradicional, aunque te aconsejo que pruebes también a hacer el relleno con grosellas, frutos rojos, melocotón o albaricoque (en lugar de mermelada) espolvorear la fruta con azúcar al gusto y vainilla y seguir el resto seguir el mismo procedimiento.

Ingredientes para la masa:

150g de azúcar en polvo (puedes usar hasta 200 g, al gusto)

200 g de harina (añade más si la masa está muy pegajosa a la hora de amasar)

200 g de mantequilla cortada en cubitos

1/2 cucharadita de levadura química

150 g de almendras molidas

La ralladura de 1 limón

2 huevos

1 buen chorro de ron u otro licor

1 pizca de sal

1 cucharadita y 1/2 de canela en polvo

1/2 cucharada de clavo molido

1 yema de huevo para pintar la superficie de la masa

Ingredientes para el relleno:

1 tarro de grosellas negras (250 g aprox)

Esencia de vainilla al gusto

Elaboración:

Comienza mezclando en un cuenco el azúcar en polvo, la mantequilla, la ralladura de limón, la canela y el clavo molidos y la pizca de sal. Mezcla bien con un batidor de mano hasta que todo esté bien integrado.

Añade a continuación la harina de almendras, mezcla y continúa añadiendo los huevos uno a uno y el ron o licor que hayas elegido.

Por último añade la harina tamizada junto con la levadura química y comienza a amasar, añade más harina en caso necesario, hasta que la masa deje de pegarse a los dedos.

Unta el molde con mantequilla y ve colocando la masa por toda la superficie del molde, cuando esté bien repartida, pincha la masa con un tenedor. Añade encima el relleno de mermelada con mantequilla y con la masa sobrante adorna la tarta en forma de rejilla, pinta con huevo batido y espolvorea por encima de la tarta azúcar moreno. Lleva al horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos, observando siempre que no se queme demasiado por encima.

Sirve con yogur, nata o helado. Se puede calentar en el microondas unos segundos si te sobra del día anterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *