Publicado el Deja un comentario

Sticky toffee pudding o Pastel pegajoso (Inglaterra)

El pudin de caramelo pegajoso que también es conocido como pudin de dátil pegajoso en Australia y Nueva Zelanda, es un postre inglés que consiste en un bizcocho muy húmedo, hecho con dátiles picados y se sirve cubierto por una salsa de caramelo acompañado de helado de vainilla (no suena mal, eh?)

Los orígenes e historia del pudin son inciertos y disputados; Francis Coulson y Robert Lee, desarrollaron y sirvieron este postre en el noroeste de Inglaterra en la década de los 70.

El crítico gastronómico Simon Hopkinson afirmó que Coulson le dijo que obtuvo la receta de Patricia Martin de Claughton en Lancashire . Martin había publicado la receta en una compilación que más tarde se convirtió en The Good Food Guide Dinner Party Book. La receta de Coulson solo se diferencia de la de Martin en la salsa. Más tarde, su hijo le dijo a Hopkinson que originalmente había obtenido la receta de dos oficiales de la fuerza aérea canadiense que se habían alojado en su hotel durante la Segunda Guerra Mundial. Lo cual, este origen canadiense puede tener sentido, ya que el pudín usa una masa más parecida a la de un muffin americano, en lugar de una esponja inglesa.

Como quiera que sea, no puedes dejar pasar ésta receta, que comienza por un simple bizcocho húmedo y sube el nivel con el caramelo y el helado que lo acompaña.

Ingredientes para el bizcocho:

Mantequilla (4 cucharadas grandes)

120 g de azúcar moreno

1 huevo

200 ml de nata para montar

1 pizca de sal

Esencia de vainilla

220 g de harina

1 cucharadita de levadura química

80 g de dátiles picados

Ingredientes para el caramelo:

Forma fácil: Descubrí ésta manera super fácil y rápida de hacer salsa de caramelo, y la verdad es que es bastante pasable, aunque si quieres una forma de hacer la salsa de caramelo un pelín más lenta pero un caramelo sublime, de esos de comer a cucharadas, lo puedes encontrar en la receta a este enlace: https://lacasalforno.com/?p=2146

220 g de azúcar moreno

3 cucharadas grandes de mantequilla o dos cucharadas y una bola de helado de vainilla

300 ml de agua hirviendo

Elaboración:

Derrite la mantequilla y deja reposar unos minutos. A continuación mezcla la mantequilla con el azúcar, añade el huevo, mezcla bien hasta que esté muy bien integrado; después la esencia de vainilla y la pizca de sal y a continuación la nata. Cuando esté todo bien mezclado, añade los dátiles picados. Por último incorpora la harina y la levadura química.

Engrasa con mantequilla el molde que hayas elegido (en mi caso uno de cristal), vierte la masa en el molde y lleva al horno precalentado a 180ºC durante unos 30 minutos, cuidando de que no se queme por arriba (en este caso, pon el calor sólo por abajo). Estará listo cuando al pinchar, el palillo no salga totalmente limpio, con algún grumito.

Para elaborar el caramelo de forma rápida, en un cuenco, coloca el azúcar moreno, vierte el agua hirviendo y revuelve bien hasta que el azúcar se haya derretido, a continuación añade la mantequilla (y la bola de helado si la has elegido) y continua removiendo hasta que todo se disuelva bien.

Sirve el bizcocho caliente con la salsa de caramelo por encima y acompáñalo de una bola de helado, puedes conservar en la nevera y calentar una vez que vayas a consumir. Guarda el caramelo en un tarro de cristal o bien viértelo por encima de todo el bizcocho, estando en el molde se empapará bien y seguirá ahí a la hora de servir.

Te animo a que hagas la receta y que la compartas 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.